Carta

¿Qué es una carta?

No voy a intentar de llegar a una definición concreta, pero me parece importante remarcar que hay más de una manera de definirla. Esto se debe a todas las propiedades que nosotros le adjudicamos a lo que llamamos “Carta”.

Una de las primeras palabras que salió al hablar de la carta fue palabra. Sin duda, la mayoría de las cartas están escritas con palabras, pero mis ganas de buscar la excepción que confirma la regla me llevaron a la siguiente pregunta: ¿Puede una carta no tener palabras? Chopin dedica una de sus mazurcas “a la Sra. Lina Freppa“. Acto seguido hay pentagramas con notas pero no hay palabras (a excepción de alguna indicación para el músico). ¿Puede considerarse esta una carta?

En primer lugar tiene un emisor y un receptor. Hay cartas que están dirigidas como carta abierta o a grupos de personas. ¿Podrá haber una carta sin destinatario? Se me vienen a la mente los diarios íntimos. Por algún motivo se están escribiendo aquellas palabras, para alguien, aunque sea para uno mismo. Considero que el destinatario es una parte importante de la carta así como la intención.

De chica me enseñaron en el colegio que las cartas empezaban: Te escribo esta carta porque… Sin duda toda carta se escribe con un fin, ya sea un telegrama de renuncia, una carta de amor, o la Mazurca de Chopin. De todas maneras no siempre esta explicito, y requiere de la capacidad del receptor para entenderlo. Lo que más capto mi atención es la intención detrás de las cartas guardadas. Hay un motivo por el cual alguien quiso conservar esa interacción, esas palabras.

Las cartas están ampliamente relacionadas con la memoria, el archivo, el testimonio, el dialogo. Son de alguna manera fragmentos de relaciones que fueron plasmados en un papel y se pueden conservar en el tiempo, algo similar a una fotografía. Sin embargo al igual que la misma, hay muchas cosas que escapan lo que está dicho.   Escribir una carta es tomar decisiones. Decidir que palabras utilizar, en qué orden, que temas abordar y que temas no. Parece algo obvio y simple, pero hay una magia en todo aquello que queda por fuera del papel.

Aquí entra también la cuestión de la materialidad de la carta. Que papel utilizar, lápiz o pluma, que trazo, que tamaño de  letra. ¿Qué lugar ocupan físicamente las palabras en el papel? No es lo mismo algo escrito en un párrafo que en un pequeño margen seguido de  un asterisco, o en una posdata.

Personalmente siempre disfrute mucho escribir cartas.  El año pasado me dio mucha curiosidad el sistema postal. Lo consideraba un sistema obsoleto,  y nunca lo había utilizado más allá de algún asunto laboral. Tenía planeado un viaje por Latinoamérica  y mis abuelos me contaron que tanto ellos como sus hijos siempre se habían comunicado a través de cartas durante sus viajes. Por ese motivo, compre postales en varias ciudades y las envié. Me sorprendió que hubiera gente que sigue enviando postales. Muchas de las cosas que mande llegaron después de mí, pero era una posibilidad ya que se enviaban cada vez que se llenaba el buzón. Por otro lado hubo otras que nunca llegaron, y me da mucha intriga que será de todas esas cartas que no llegan a destino. No puedo dejar de imaginarme un cuarto lleno de sobres, papeles, postales, de historias.

Por otro lado ese mismo año, al volver del viaje me dispuse a hacer un trámite que requería una gran cantidad de documentos históricos familiares y encontré una extensa carta de mi tatarabuelo (que hasta ese entonces no sabía ni el nombre). Era una carta dirigida a su madre donde le cuenta los sucesos de la última semana y se disculpa por no haber dado noticias antes. La semana que relata es la que culmina en el golpe de estado de 1930, y explica por razones políticas tener que abandonar su casa, permanecer escondido, e incluso refugiarse abajo de un auto durante un tiroteo. Esta carta está en muy mal estado, y la tinta algo borrada, pero de todas maneras me costaba comprender la letra cursiva, de una caligrafía impecable.

Me parece muy interesante el requerimiento que tienen las cartas de manejar ciertas herramientas como lo es en la escritura. El emisor y el receptor deben mantener los mismos códigos (ni hablar de las cartas en códigos secretos que solo manejan ellos dos). ¿Qué sucede con una carta de amor escrita en finlandés recibida por una persona que habla solamente español? ¿Qué pasa con la mazurca de Chopin si miro el pentagrama y lo único que veo son puntos? Esto me lleva a pensar que la mayoría de las cartas están compuestas por palabras porque es un código muy común que comparten muchas personas, pero podría ser cualquier otra cosa porque solo se necesita eso, un código que puedan comprender los dos.

PD: No puedo dejar de mencionar la película Central do Brasil (1998), de Walter Sales. Su protagonista dedica su tiempo libre a escribir cartas por gente que no sabe escribir, y una de ellas es la que lleva adelante la trama. (Se podría dedicar una publicación aparte solo a la presencia y el rol de la carta en el cine, el teatro, o la literatura, pero quería traer esta película porque la tuve muy presente)

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: